jueves, diciembre 30, 2004

Como puedo comenzar a explorar la dominación - y disfrutarla?

Fuente: www.akashaweb.com

Creo que la confianza en una misma es un factor clave en escenarios reales de dominación. Pero recuerdo que no tenía mucha confianza en mí misma cuando tenía 16 y experimentaba con estos sentimientos. De hecho, estaba aterrorizada. Estaba aterrorizada con respecto a lo que él podría pensar, o de parecer tonta o estúpida. Tenía miedo de quedarme sin cosas para hacer o decir cuando lo convenciera de hacer algo, y entonces él no querría jugar más conmigo.

Me tomó algún tiempo desarrollar la confianza en mí misma. Te llevará algún tiempo a tí también. No puedo recordar cuáles fueron los eventos que lo lograron o si fue sólo una cuestión de práctica y experiencia.

Lo que necesitas saber acerca de la dominación:

Uno de los problemas con los estereoripos de dominación son la clase de cosas con las que se la asocia. Tal vez pienses que se trata básicamente de dolor, de hacer daño a tu compañero. O tal vez pienses que se trata de atarlo y actuar de manera desagradable. Aún cuando estés incómoda.

Tal vez pienses que humillarlo hace que te sientas mal porque temes perder el respeto por él.

Nada de esto es cierto. La dominación trata sobre conseguir reacciones de tu pareja. La gente utiliza y disfruta con diferentes clases de juguetes; algunos son muy sutiles y otros muy extremos. Recuerda que en todos los casos, ambas personas disfrutan de los juquetes que se utilizan en una escena. Si no te gusta ningún juguete, eso no quiere decir que no seas capaz de dominarlo. Significa que tienes que desarrollar tu propio estilo. Un estilo que sea compatible contigo, y dentro del cual puedas crecer.

La herramienta más importante y efectiva para la dominación ya la tienes. Eres tú misma.

Es tu actitud. Es la forma en qué sientes respecto a tu cuerpo y a tu sexualidad.

Pero, volvamos a las "reacciones".

Creo que una de las recompensas o avances más básicos de la dominación es "tocar botones", o intentar obtener ciertas reacciones de tu pareja. Se vuelve más específico para mí, como puede pasarte a tí - y entonces quiero comenzar a crear reacciones específicas. Entonces se transforma en un desafío - qué tácticas puedo usar para conseguir esas reacciones?

Cuando vuelves al ejemplo en el que llevabas ese vestido que hacía que él te mirara fijamente, eso te gustaba. La reacción que te gusta es que él no puede dejar de mirarte. Se siente bien que hayas hecho algo que haya logrado que él se excite y distraiga. La reacción es una combinación de la manera en que te mira o los cambios en su conducta - la forma en que respira, habla o se expresa.

Es bastante carga saber que le has hecho esto, verdad?

Qué otras cosas te gusta ver hacer a tu pareja cuando reacciona a algo?

Obstáculos para disfrutar la dominación

Nervios/Pensar demasiado

No hay duda de que estarás nerviosa. A mí aún me pasa, especialmente si mi pareja es nueva. Sin embargo, es principalmente excitación nerviosa.

Cuando yo era nueva en esto, me di cuenta que los nervios se manifestaban principalmente cuestionándome a mí misma. En mi cabeza, me preguntaba muchas cosas, y a veces le preguntaba a él las mismas cosas. Tal vez algunas de estas preguntas te resulten familiares:

Cree que estoy loca por hacer esto? Se aburre? No muestro suficiente poder? Voy a hacer algo mas y el no me lo dirá, pero comenzará a actuar de manera distante? Parezco tonta?

Además, como la dominación no es un instinto natural para tí (aún), probablemente tienes estas preguntas adicionales.

Estoy haciendo esto bien? Es esto lo que quiere? Qué se supone que haga ahora? Está decepcionado? Parezco aunque sea un poco dominante?

En algún punto, necesitas salir de tu cabeza. No puedo recordar cuánto tiempo me tomó, pero puedo decirte, honestamente, que muy rara vez miro dentro de mi propia cabeza cuando domino actualmente. Y esto es muy bueno. Ten en cuenta que tienes mucho tiempo para pensar sobre estas cosas cuando hayas finalizado. En cambio, piensa sólo en lo que puedes hacer para que la experiencia se disfrute más. En suma, qué es lo que deseas?

Inseguridad

Parte de las preguntas vengan probablemente de la inseguridad. Tienes el derecho a sentirte insegura sobre la dominación si nunca lo has hecho antes. No hay nada malo en eso.

Pero no debieras estar insegura acerca de tu sexualidad, tu destreza, y tu habilidad de presionar los botones a tu pareja. Te garantizo algo: nadie sabe mejor que tú cómo hacer eso.

Eres una diosa para él. Debes recordar eso. Cuando la inseguridad se manifiesta en la dominación, crea un círculo vicioso de preguntas, dudas, y entonces más inseguridad relacionada con esos sentimientos, en un esfuerzo por hacerlos desaparecer. En otras palabras, puede que te encuentres contándole a tu pareja cómo te sientes en un esfuerzo por obtener comentarios positivos o ayuda, y entonces, independientemente de lo que él diga, sientes como una falla haberle preguntado cuando se supone que deberías estar dominándolo. Este es uno de los mayores escollos al iniciarte en la dominación.

Si te sientes insegura en el medio de una sesión, necesitas expresarlo de forma que no menoscabe tu confianza y cómo percibes que te ve tu pareja.

Por ejemplo, si repentinamente te sientes no muy sexy, no preguntes, "Qué piensas de mí ahora?". No preguntes: "Crees que soy sexy?". Porque te lo prometo, ninguna respuesta que te de será suficiente para tí. Nunca "pesques" cuando dominas. Me he dado cuenta de que las mujeres tendemos a intentar pescar cosas de nuestras parejas cuando desean ser mimadas emocionalmente. Porque, reconozcámoslo, no es lo mismo si tú tienes que preguntarlo. Pero hemos aprendido, a través del tiempo, que los hombres no leen la mente, y lo más posible es que cuando intentes pescar, a menos que sea con caña y señuelo, él esté rascándose la cabeza y tú te sientas frustrada. Deja todos los juegos de adivinación fuera de la dominación.

En cambio, considera preguntar/decir: Me encuentras increíblemente sexy, verdad?"

Te garantizo que su reacción será lo que quieres oír, y en el tono de voz correcto. Cuando hablas con un buen nivel de confianza, consigues la respuesta que deseas. Los hombres aman la confianza en sí mismos. Los hombre aman a las mujeres que confían en sí mismas con respecto a su sexualidad y a su cuerpo. Los hombres aman a las mujeres que expresan eso libre y abiertamente. Confía en mí en esto. Ya verás la reacción.

Si te sientes insegura en tu sesión, intenta darlo vuelta tomando esa inseguridad, anunciando lo opuesto, y dejando que él lo afirme. Si te preocupa no saber qué hacer con él, sonríe y dile "Puedo hacerte cualquier cosa que desee".

Después explicaré qué hacer cuando te quedas parado sin saber que hacer después. Por ahora, conseguir eliminar las distracciones como la inseguridad. Te sentirás completamente diferente cuando te liberes de ese lastre.

Expectativas de tu pareja

Esta es probablemente el obstáculo más frecuente y dañino para la dominación. Ya he dicho varias veces que tu pareja debe arrojar sus expectativas y deseos a la basura en esta etapa de crecimiento para tí.

No hay nada más dañino para el mentalidad y la comodidad de una mujer que saber que su pareja espera algo, desea algo, o está insatisfecho con ella. Esto menoscaba completamente la esencia de la dominación, y te fuerza a considerar a estos hombres no como sumisos, sino como hombres con agendas y falta de empatía y comprensión hacia la mujer y la naturaleza de la interacción humana. Créase o no, hay formas de tener deseos y agendas sin menoscabar la confianza de tu pareja.

Aún hoy, cuando me encuentro este tipo de cosas en una sesión de dominación, destruye mi estado mental y desperdicia mi tiempo. Por lo general detengo todo, y frecuentemente no vuelvo a intentarlo con esa misma persona. Desafortunadamente, puede que no estés en esa situación si esta persona es tu esposo o tu amante.

En esta etapa de desarrollo de tu dominación, cualquier expresión de un deseo o expectativa cuando estás en el rol dominante está completamente fuera de lugar. Puede que parezca severo, pero creo que es absolutamente necesario construir tu confianza en la dominación y encontrar tu propio placer antes de comenzar jugando con los deseos de tu pareja, especialmente si los expresa inadecuadamente.

Debes comunicarle esto a tu pareja de manera que él sepa cuán serio es. Dile que cuando llegue el momento, una vez que hayas aprendido a disfrutar la dominación en tu propio estilo, que estarás lista para prestar atención a sus fetiches y fantasías e imaginar cómo incorporarlas dentro de tu estilo (y realísticamente, probablemente no realices todas ellas).

Por ahora, él debe prometerte, especialmente en las primeras escenas juntos, que no interrumpirá tu aprendizaje del pensamiento o proceso preguntándote algo relacionado con sus propios deseos bdsm. Punto. Está perfectamente bien que te avise de un problema que pueda tener. Esto es muy diferente a decir, "Me gustaría que me azotes".

Dentro de la misma línea, debes eliminar todas las expectativas explícitas o tácitas acerca de cómo debiera ser la dominación. En otras palabras, no adoptes ninguno de los estilos tradicionales, estereotípicos que cualquiera de los dos haya podido conocer. Algunos ejemplos:

"Juguetes" específicos

No uses ningún juguete al principio.

Protocolo

Definitivamente mantente fuera de cosas como hacer que te llame "Ama" o llamarlo "esclavo"

Vestuario

No existe un código de vestimenta. Usa lo que te resulte más cómodo.

La razón por la que te digo esto es que hay muchas posibilidades de que estas sean cosas que se acumulen en el círculo de las expectactivas. Harán que te sientas disfrazándote para alguien, jugando un rol que no es tuyo. Te sentirás intentando representar a esas mujeres de relatos o películas S&M que puedes haber visto. Sentirás que la única forma de ser poderosa es pretender ser algo que no eres.

Ten por seguro que puede que encuentres que algunas de las herramientas mencionadas te hacen sentir poderosa. Y, a su tiempo, puede que incorpores muchas de ellas a tu estilo. De cualquier forma, inicialmente, te recomiendo sinceramente que te mantengas fuera de esos accesorios y roles. Tu dominación debiera venir exclusivamente de tu interior, y las herramientas que utilices deberían ser aquellas que llevas dentro de tí.

Cuando recuerdo mis primeros juegos de dominación, me pregunto qué hubiera ocurrido si una pareja me hubiera introducido a mí primero, pero también a la variedad completa de literatura, herramientas y terminología del S&M. Pienso que me hubiera sentido perpleja y confundida. Yo no estaba interesada en accesorios, estaba interesada en jugar juegos sexies y eróticos con mi pareja. Si hubiera tenido una cantidad increíble de accesorios y herramientas raras frente a mí, probablemente me hubiera sentido intimidada o abrumada, y mis primeras experiencias hubieran sido torpes e incómodas.

Incorporar juguetes a mi juego fue gradual y excitante. A los 16, yo no compraba collares de perro, correas y vendas. Usaba pañuelos de seda (o las bufandas de mi novio), esposas de la tienda de magia o simplemente le ordenaba que se quedara como estaba. El no me llamaba "Ama"; el poder en su reacción era simplemente que se dirigía a mi, siempre, mirándome a los ojos y diciendo mi nombre. Esto era mucho más erótico que cualquier palabra de fantasía que alguien hubiera escogido de un libro. Y generaba en mí una sensación que me ayudó a construir mi parte dominante desde ese día en adelante.

Analizar demasiado

Esto es muy similar a hacerse preguntas y tener problemas de inseguridad. Nuevamente, tiene que ver con mirar demasiado dentro de tu cabeza. Puedes imaginar cuán insatisfactorio sería el sexo si estuvieras analizándolo todo el tiempo? Preguntándote si lo que hiciste fue bueno para él, o si estabas excitándolo?

La regla más fácil y simple es: si ves que estás pensando demasiado, detente. La única cosa lo suficientemente importante para causar dudas o preguntas debería estar relacionada a temas de emergencias y seguridad (que serán de menor importancia en estas escenas iniciales que estarás intentando, pero que siempre debieran estar presentes en tu cabeza). Las cosas que debieran ocupar tu cabeza son las cosas relacionadas con las que disfrutarías, primero y por encima de todo.

Cuando estoy dominando a mi pareja, mi mente está libre de distracciones molestas. Lo que siento es un elevado estado de alerta. No estoy segura de donde viene. He oído que otras mujeres tienen esta sensación a veces, también. Es una sensación increíble.

Guiones: Demasiado o demasiado poco

Una vez que domines algunos de los pasos básicos, probablemente comenzarás a tener experiencias de dominación más profundas. Uno de los obstáculos que veo en las dóminas novatas es la tendencia a planear demasiado o demasiado poco.

Cuando se planea demasiado, te quedas atascado en un punto y las cosas son demasiado estructuradas. Una de las cosas más excitantes de la dominación es su naturaleza impredecible. Si estás atascada en un guión que quieres seguir, acabarás dentro de tu cabeza otra vez. Te darás cuenta de que él hace cosas que no habías planeado, y entonces estarás ocupada en pensar qué hacer después.

El problema opuesto es cuando planeas demasiado poco. Si no tienes ninguna idea en tu cabeza, acabarás teniéndolo indefenso ante tí, y entonces no sabrás que hacer de allí en más. Esta es otra cosa que menoscaba tu confianza porque sientes que construiste esta tensión para después dejar que se desvanezca.

Hay algunas cosas que puedes hacer para evitar esto. Una es planear, pero planear sin estructurar. En cambio, piensa en varias cosas que te gustaría hacer. Imagínate haciéndolas. En tu cabeza, construye los movimientos de cómo las realizarías. Imagínate la reacción que desearías en tu pareja.

No pongas estas cosas en ningún orden específico. En cambio, simplemente considera que probablemente las harás, y hazlas cuando sientas el deseo de hacerlas una vez que has comenzado la sesión.

Remordimiento/Miedo

Si juegas con emociones intensas, podrías encontrarte sintiéndote insegura o culpable por lo que estás haciendo o sintiendo. Es natural sentirse incómoda si te das cuenta de que realmente te excitas haciendo que tu pareja haga cosas para tí o soporte un rol completamente diferente al que acostumbra tener.

Solía pasarlo muy mal con la culpabilidad, especialmente después de realizar sesiones. No tenía tanto problema con la culpabilidad durante las sesiones; me divertía y disfrutaba mucho las sensaciones.

Entonces, después, lo recordaba y pensaba, "Oh, Dios mío. No puedo creer que haya hecho eso. No puedo creer que haya disfrutado eso!". Tenía miedo de hablar con mi pareja sobre eso porque me sentía incómoda y anormal.

Me di cuenta de que eran momentos en los que estaba emocionalmente muy vulnerable. Necesitaba la confirmación de saber que mi pareja estaba perfectamente bien con lo que yo había hecho, y de hecho lo había disfrutado muchísimo.

Lo único que te ayudará a manejar esos sentimientos de culpabilidad o miedo es la confirmación de tu pareja y tener seguridad sobre lo que haces. Aquí hay algunas cosas que podrían ayudar:

Antes, durante y después de la dominación, haz que él te diga, "Quiero esto", o "necesito esto". No sientas vergüenza de pedirle confirmaciones cada vez que lo necesites. Utiliza frases que no menoscaben tu control. Por ejemplo, no digas "Quieres que me detenga?" - en cambio, di "Dime cómo te hace sentir esto" o "Dime, esto es demasiado para tí?".

Puedes preguntar, "estás bien?".

En muchas de mis escenas iniciales, y a veces con parejas nuevas a las que no conozco profundamente, voy realizando chequeos. Nunca lo he planeado, sólo ha ocurrido. Podría ser de ayuda para tí, tambien.

Básicamente, mi estilo de dominacion es mucho más reafirmante, exigente y poderoso. Hablo ligeramente más alto y utlizo preguntas muy directas. Utilizo mucho el contacto visual. si me sintiera insegura sobre algo, o sobre si avanzar o no, tomaría un breve respiro que fuera sutil y lo suficientemente rápido como para no interferir con el ritmo o atmósfera. Por lo general consta de dos palabras, dichas suavemente, o susurradas - "Estás bien?". Su respuesta sería probablemente igual de breve, y podrías notar que también habla en otra forma que la habitual - ya sea un asentimiento rápido con la cabeza, o en un susurro "Estoy bien". Si sientes que necesitas realizar chequeos, hazlo.

Debería de haber siempre un flujo de comunicación muy sólido entre tu pareja y tú. Debes sentirte confiada en que lo estás haciendo bien y en que él está bien, principalmente por sus reacciones y por tus chequeos. Si no te sientes cómoda con tu dominación, y esto se relaciona con culpas o disconformidad con tu rol, debes hablarlo con tu pareja.